5 tips que te ayudarán a mantener tu motivación en tu negocio

 

Cuando iniciamos un nuevo proyecto nuestra motivación está en su máximo nivel, queremos comernos el mundo de un solo bocado. Pero todos los días no son iguales, y es en ese momento en que necesitamos recobrar ese entusiasmo que nos empujó a iniciar. Aquí te dejo cinco tips que he puesto en práctica para mantener la motivación en mi proyecto.

Desconéctate de todo: date un respiro de todo, entretente con otras actividades como leer, ver películas, salir a caminar, hacer un poco de deporte, retomar alguna manualidad que dejaste olvidada, pintar, etc. Verás que poco a poco el torbellino que hay en tu mente se calma y de repente otra vez estás en carrera para impulsar tu negocio, con nuevas ideas.

Desglosa tus metas en actividades y celebra cuando cumplas cada una de ellas. De ésta manera sentirás que estás un paso más cerca de conseguir lo que quieres. Resulta más gratificante saber que has conseguido algo, en lugar de estar pensando que todavía te falta para llegar a tu meta.

Sólo por darte un ejemplo, imagina que tu meta es incrementar el número de conversiones en tu sitio web o tienda física (ventas, registros, reservas, etc). Ahora bien, qué actividades debes realizar para conseguirlo: 

  • Compartir contenido de valor relacionado con el producto o servicio que ofreces. Estos pueden ser artículos en tu blog, videos, talleres, visitas técnicas. A cambio obtener los datos de contacto de prospectos. 
  • Diseñar campañas publicitarias online y offline dirigidas a los prospectos captados. 
  • Hacer seguimiento a los prospectos captados.

Conforme vayas cumpliendo cada actividad, celebra tu logro. No lo pases por alto porque realmente mereces sentirte orgulloso de cada paso que das.

Comparte tu proyecto con las personas que te estiman, con tu familia o amigos más cercanos, con personas que también estén emprendiendo. El saber que hay personas que conocen de nuestro proyecto de negocio o negocio en marcha, y más aún que nos apoyan, no tiene precio. Pues guardarse todo para uno resulta solitario y abrumador, ya que no tienes con quien compartir tus inquietudes o dudas.

Pide ayuda cuando la necesites. Recuerda que dos cabezas piensan mejor que una.

Escribe el motivo que te impulsó a emprender, y ponlo en un lugar que constantemente veas. Así no olvidarás la razón de todo tu esfuerzo. Si es posible haz un collage.

 

 

 

 

.

 

 

Deja un comentario

avatar